El día que AECPRA se recibió de grande

A un año del obelisco, creo que ese día debemos recordarlo todos. Para no retroceder, para saber y tener bien claro de dónde venimos y hacia dónde vamos y con la certeza de saber que somos parte (quizá la más importante) de esta herramienta que tenemos todos los trabajadores jerárquicos de correos privados y logística que es AECPRA. Un sindicato chico pero de unos hue#”$ CORAZON enorme, vivo, democrático y activo, que supo dialogar cuando había que dialogar y supo luchar cuando había que luchar. Solo nos tenemos a nosotros, confiemos en el compañero, apoyémoslo, abracémoslo cuando decaiga para levantarlo, solidaricémonos cuando lo necesite, respetémoslo pero también pidámosle más, porque necesitamos que pongan todo, que dejemos todo, porque seguir creciendo depende de cada uno de nosotros, de la actividad y el tiempo que dediquemos, por y para el conjunto, porque todos somos de AECPRA y AECPRA somos todos. A no olvidar lo que pasamos pero mirando para adelante y siempre pero siempre yendo por más.